Poemario de Dani

Dani Vidal (1953-2000) nos dejó en el inicio de este siglo tras una vida de actividad creativa considerable. Atrevido con cualquier posibilidad que pudiera resultarle útil en su incesante creación plástica, musical o literaria nos legó abundantes muestras de todo ello. En la biblioulises conservamos uno de sus cuadernos, austero y profundo. Poemas mecanografiados y encuadernados sencillamente. Sin título general, lo que podemos leer primero es un homenaje a Kropotkin (1976-1989), no al príncipe anarquista sino a su buen compañero un pastor alemán.

Incluso un hombre puede comprender fácilmente
Si lo intenta
que el amor y el respeto a los muertos no comporta necesariamente
El derrame de una copiosa cantidad de lágrimas sobre sus tumbas
Sino una actitud de amor y respeto hacia los vivos
En nombre de todos ellos
Y de nosotros mismos.

Le siguen otros poemas o relatos cortos…

Aunque nunca tuvo idea clara de nada, aquel hombre
llegó a saberlo todo, cuanto puede ser recordado.
Y se consideraba el más listo llamando tontos
a los demás por el mero hecho de serlo.
Llegado a este punto, se sintió agobiado.
Algo le oprimía el pecho con fuerza, no podía respirar.
Familiares y curiosos afrontaron la contemplación
de aquellos ojos desmesuradamente abiertos,
reflejo fiel e implacable de la que fue su postrera visión.
Dos de ellos fueron enterrados también al día siguiente.
En el mismo lugar y a la misma hora que aquél que todo lo sabía.
Otros huyeron con precipitación al desierto,
donde apenas crece una hierba y el agua para beber es escasa.
Con el paso de los años se especuló la dudosa existencia,
apartado de las gentes y del tiempo,
de una especie de monasterio extraño, decían,
donde un anciano de ojos vacíos, en perpétuo silencio,
enseñaba a quienes erraban presos de malestar profundo,
La venerable y serena ciencia del olvido.

El fuego pasó a ser un relámpago y el relámpago
se convirtió en una estrella. Algunas cosas
dejaron de tener sentido. Cualquier lamentación,
Si dura más de tres segundos, es blasfema.
Los perros se han refugiado debajo de la mesa,
están temblando y necesitan saber que no va a
sucederles nada y cesará la tormenta.
Y un beso para los niños que están tristes y lloran
ya desde el amanecer esperando que llegue la noche,
para poder soñar.

Un abrazo expansivo, hermano Dani.

X. V.

Acerca de Revista Ulises

Revista de viajes interores. Aproximaciones a la expansión de la conciencia.
Esta entrada fue publicada en libros y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Poemario de Dani

  1. psikeuso dijo:

    Tremendo poema sobre el amor y el respeto!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s