En busca del Paraiso

Cuando el reconocido pintor Paul Gauguin (1848-1903) regresó a Europa tras su estancia en Tahití intentó dar con un editor que publicase Noa-Noa (publicado en castellano en 1998 por Parsifal Ediciones, BCN), un libro que se vió como un escándalo mayúsculo en aquellos tiempos. En este libro Gauguin explica la relación que mantuvo a sus 43 años con una jovencísima nativa tahitiana de 13 años. Esta especie de diario del pintor combina la memoria de esa relación con descripciones del paisaje, con observaciones sobre el caracter e idiosincracia de aquel pueblo y una sugestiva mirada sobre la mitología maorí. 

Gauguin era un acomodado gestor bancario en Paris. Su pasión por la pintura le llevó al deterioro de sus relaciones familiares y laborales. En 1891 se fue a Tahití en busca de la belleza y la pureza … Allí estuvo unos dos años flipando con el pueblo tahitiano. Entonces pintó algunas de las que se consideran mejores obras suyas. Cuando regresó a Francia escribió Noa-Noa y en 1895 partió de nuevo hacia Oceanía para no regresar jamás.

Gauguin escribió en 1894: «Todas estas desgracias sucesivas, añadidas a las dificultades que encuentro, a pesar de mi reputación, para ganarme la vida con regularidad, y a mi inclinación por lo exótico, me han llevado a tomar una decisión irrevocable. Y es la que sigue (…) vuelvo a Oceanía (…) Es inútil intentar disuadirme. Nada impedirá que me vaya, y será para siempre. ¡La vida europea es una estupidez!»

«La vida en Papeete no tardó en resultarme cargante. Aquello era Europa, la Europa de la que creía haberme librado, pero ahora con los agravantes del snobismo colonial y de una imitación pueril y grotesca, hasta extremos caricaturescos. No había venido desde tan lejos para buscar eso».

«Estaba persuadido de antemano de que el origen de la sociedad maorí se envuelve en misterios, pero quería conocer la leyenda de ese origen, el tema sobre el que los siglos habían elaborado las variaciones de sus sueños. Tal vez encontrase en ella una de las más importantes riquezas espirituales que había venido a buscar a Tahití.»

«Tuve que volver a Francia. Me esperaban ineludibles obligaciones familiares. ¡Adiós, tierra hospitalaria, tiera deliciosa, patria de la libertad y de la belleza! Te dejo con dos años más. También más bárbaro que a mi llegada y, a pesar de todo, más sabio. Sí, los salvajes le han enseñado muchas cosas al viejo civilizado; esos ignnorantes le han enseñado muchas cosas sobre la ciencia de vivir y sobre el arte de ser feliz».

Paul Gauguin… ¿Un proto-hippie?

Xavier Vidal

Acerca de Revista Ulises

Revista de viajes interores. Aproximaciones a la expansión de la conciencia.
Esta entrada fue publicada en libros y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a En busca del Paraiso

  1. psikeuso dijo:

    Fijo!
    En cualquier caso, un flipado por el exotismo de los Mares del Sur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s