La anarquía ante los tribunales

«Entonces, la Anarquía, cuya palabra tan poco afortunada encierra, sin embargo, la más espléndida concepción filosófica y científica de nuestros tiempos; la Anarquía, que a los devotos de la autoridad aparece como el espectro del Apocalipsis, extenderá sus cándidas alas sobre esta segurísima realidad de amor y de derechos triunfantes, que hoy parece utopía…».

Vuestro orden y nuestro desorden. Conferencia dada en el Bersagleri Hall de San Francisco de California (Estados Unidos) el 15 de marzo de 1896. Éste es el subtítulo del librito (por su extensión) que nos ocupa. Palabras de Pedro Gori (abogado defensor de anarquistas) traducidas por José Prat para la Pequeña Biblioteca Calamus Scriptorivs (Barcelona-Mallorca) en 1978.

En el pasado los tribunales fueron para muchos anarquistas un espacio donde exponer sus principios, métodos y objetivos, aprovechando que se les encausaba por cualquier cosa, grave o no. Recordemos a Sacco y Vanzetti, sus palabras fueron la franca exposición de su ideario en el juicio que les condenó injustamente (más tarde así lo reconocería la propia Administración estadounidense) a la silla eléctrica en 1921 (desde entonces se celebra el 1 de mayo como fiesta de los trabajadores).

«El fiscal ha querido razonar diciendo lo siguiente: “A los socialistas les entiendo y les admiro. Éstos son razonables; tienden a la conquista del poder público, y por consiguiente, se mueven dentro de la órbita de nuestras leyes. Pero los anarquistas están fuera de la ley; predican la revolución como único medio que puede realizar su ideal”…».

Bajo el amparo de las ideas anarquistas se desarrollan diversos puntos de vista: hay quien opta por la radical acción violenta, quien focaliza en la educación toda esperanza de transformación, hay anarcosindicalistas, naturistas, pacifistas… incluso en algún momento de la historia ha habido anarquistas que participaron en la política formal.

«Cuando el poder legislativo y el gobierno aceptan alguna nueva petición salida de la conciencia pública, es después de innumerables reclamaciones, de agitaciones extraordinarias, de sacrificios mil del pueblo. Y cuando los gobernantes se han decidido a decir sí, a reconocer a sus súbditos un derecho, y mutilado y desconocido lo promulgan en los códigos, casi siempre aquel derecho se ha hecho anticuado, la idea es ya vieja, la necesidad pública de tal o cual cosa no se siente ya, y entonces la nueva ley sirve para reprimir otras necesidades más urgentes que se avanzan, que tienen que esperar a ser esterilizadas, hipertróficas, antes de que las reconozca una ley sucesiva…».

Probablemente para los anarquistas no hagan falta más filosofías de la libertad, ya hay abundantes textos que filosóficamente han expresado la necesidad de libertad para los seres humanos. Para los anarquistas lo que hace falta son más hombres y mujeres libres. Vivamos en el régimen político que vivamos, ser libre es posible.

«Ha dicho la acusación fiscal que éste no es el proceso de las ideas; y yo sostengo que sí, que es el proceso de las ideas, y algo peor aún, es el proceso de las intenciones…».

Xavier Vidal

Publicado en Cannabis Magazine . Reseñas de libros, revistas y rarezas de la biblioulises. Enero 2018.

Anuncios

Acerca de Revista Ulises

Revista de viajes interores. Aproximaciones a la expansión de la conciencia.
Esta entrada fue publicada en libros y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s