Un extraño y largo viaje. La historia de Grateful Dead contada desde dentro

Durante 2015 se publicaron mensualmente, en la revista Cannabis Magazine, las reseñas de buena parte del fondo editorial publicado por La Liebre de Marzo. En 2016 hemos ido visitando la biblioteca Ulises con sus novedades, libros curiosos, rarezas… La siguiente reseña ha sido publicada en el mes de diciembre:

La cultura popular norteamericana tiene en la banda de rock Grateful Dead un exponente difícil de catalogar. Desde 1965 hasta 1995 esta banda de rock implicó a millones de personas en un ritual donde se funden música y viaje psiquedélico. El libro editado en este 2016 que se acaba, está escrito minuciosamente por Dennis McNally que fue biógrafo y publicista de la banda durante algo más de 20 años. En la revista Ulises nos hemos aproximado varias veces a este fenómeno tan popular en Estados Unidos y poco conocido en Europa. Pero leyendo el libro podemos captar mucho más los matices tanto musicales como sociológicos. En estas líneas no escribiré sobre su música, es mejor escucharla en el momento adecuado de cada uno. Lo que más interesante me ha resultado de la lectura son todas las explicaciones sobre la relación de estos músicos con sus seguidores (llamados Dead Heads), su público en general, las drogas y los cambios habidos desde sus inicios hasta finales del siglo xx.

img_5800

«Los Grateful Dead siempre tuvieron más que ver con la música que con las drogas, y si acaso hay algún elemento sobresaliente en su terapia, es la improvisación, tanto en lo social como en su técnica musical… Tras la supervivencia y la procreación, la búsqueda de alguna clase de trascendencia espiritual parece ser una necesidad humana universal.  Los métodos elegidos para realizar esa búsqueda son una mera cuestión de gustos culturales… Los Dead y sus colegas del barrio de Haight en San Francisco, al contrario que los juristas y sus acólitos médicos “sienta-cátedras” eligieron investigar los psicotrópicos de una forma empírica e informal…».

Probablemente la aventura más conocida de esta troupe de músicos psiconautas es la que corresponde a sus inicios, junto a Ken kesey y los alegres pillastres cuando empezaba a tomar forma una escena desconocida hasta entonces. Aquellas primeras fiestas Acid Test fueron el caldo de cultivo para posteriores festivales y eventos musicales y lúdicos bañados en LSD. Junto a Kesey, los Dead conocieron a todo tipo de extravagentes personajes, a los Ángeles del infierno, a poetas, al increíble Neal Cassady, Allen Ginsberg… En algún momento la idea fue comprar un autobús escolar, transformarlo y darse una vuelta por ahí cargados de LSD (que todavía era legal).

«No era un autobús cualquiera. Repleto de cables por dentro y por fuera, emitía para los vecinos mediante altavoces en el exterior mientras que los micrófonos llevaban el mundo externo a su interior, normalmente mediante intervalos temporales y manipulaciones electrónicas».

Los Dead también vivieron experiencias en La Honda, la finca que Kesey compró y puso a disposición de todos los pillastres que dejando atrás vidas más o menos convencionales se instalaron allí a vivir…

«El hogar de Kesey en La Honda no era la típica casa costera en california. Había altavoces en los árboles, pintura fosforescente salpicada por todas partes y las personas eran… diferentes».

En ese contexto pre-hippie de los primeros años sesenta los Dead fueron transformando, evolucionando su música y su sonido. Experimentaron con nuevos aparatos electrónicos y diversos altavoces inéditos para la época.

«Lo genial de los acid tests para los Dead es que no se trataba de un show ni ellos eran la atracción de la noche. Todos eran el show y sabe Dios que todo el mundo era el centro de atracción. “La libertad tuvo mucho que ver con ello”, decía García, “y la sinergia, el que estuviesen ocurriendo a la vez un montón de cosas”. No tener un propósito específico suponía que había alguna clase de patrón trascendiendo el azar, que surgiría y un nivel más profundo alcanzaría la superficie, algo parecido a la actual teoría del caos…».

Como reza el título del libro, un extraño y largo viaje.

 Xavier Vidal

Anuncios

Acerca de Revista Ulises

Revista de viajes interores. Aproximaciones a la expansión de la conciencia.
Esta entrada fue publicada en libros, musicas, psiquedelia, ulisiadas, Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s