Fuego de rueda. Poemas de Miguel Ángel Velasco

Durante 2015 se publicaron mensualmente, en la revista Cannabis Magazine, las reseñas de buena parte del fondo editorial publicado por La Liebre de Marzo. En 2016 vamos a ir visitando la biblioteca Ulises con sus novedades, libros curiosos, rarezas… La siguiente reseña ha sido publicada en el mes de noviembre:

En la biblioulises conservamos con cariño uno de los libros de poemas de Miguel Ángel Velasco publicado en la Colección Visor de Poesía (Madrid, 2006). Miguel Ángel Velasco (1963-2010) fue colaborador de la revista y en la fiesta ulisiana del 10º aniversario (1997-2007) tuvimos ocasión de escuchar algunos de sus poemas recitados por él mismo en la nave Naumón.

fuego-de-vida

Velasco era físicamente enorme, alto y robusto, con una cabellera rubia que descendía sobre sus hombros haciendo rizos. Y de alguna manera, de su vida podría, subjetivamente, decir cosas parecidas. Una vitalidad enorme, un carácter fuerte, una gran sensibilidad y una deriva nada lineal sino más bien rizando el rizo. Amigo de Antonio Escohotado, de Juan Carlos Usó, Albert Hofmann, compañero de generación de Vicente Gallego… Quien tenga mayor interés puede consultar en Wikipedia.

Dedicado al conocido químico Albert Hofmann, Velasco escribió un poema incluido en este libro Fuego de rueda, El espíritu del vino:

Una gota del caldo

de la abundancia,

de la cuba del mundo, del espíritu

del vino del Grial precipitado

en una uva, no, en una pepita

de una pepita.

Es una sola gota de apretado

rocío pero en ella

está el sol con su rosa de estallido,

el cedazo en turbión de la intemperie;

y en esa gota pura desembocan

los caudalosos ríos

de la tierra, las savias

de salvias y yuremas y beleños,

el recio jugo de la damajuana

del cactus cimarrón,

el aceite que enciende el candelabro

del estramonio, la saliva

abrasadora de la belladona

y el fermento del sueño, su hondo lúpulo.

Y allí puja el espíritu que amasa

La espora del portento.

El que fragua tronante en el caldero

Su conjuro de miel y profecía.

El que en la selva oscura nos enseña

Por boca de anaconda

Desde la amarga liana de los muertos.

Cabe decir que Fuego de rueda fue IV Premio Fray Luis de León de la Diputación Provincial de Cuenca. Otros premios notables hilvanan la vida literaria de este poeta que centró su trabajo como investigador en la obra de Elías Canetti. Agustín García Calvo dijo de Miguel Ángel: «Tus versos me desplegaban tantas palpables maravillas…».

Otro poema para vivir, nos vemos Miguel Ángel.

Enjambre y gotas

Nada sonara antes en mi oído

Tan a canción desprevenida,

Tan a música culta de la tierra.

Zurcida a la solana

De agosto, se tejía la bandera

De una errante república. Y el agua

Bordoneaba en bruja algarabía

De la fuente. Filtraba el sol sus rayos

En el harnero del enjambre,

Mientras se declinaba aquella parva.

Y por arte de oídas fue el engarce

Del vaivén de la danza en la costura

De aquel palabrear del manantial,

De chispas y de gotas,

De fresco fuego y de licor de brasa.

 Xavier Vidal

Anuncios

Acerca de Revista Ulises

Revista de viajes interores. Aproximaciones a la expansión de la conciencia.
Esta entrada fue publicada en libros, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s