Tomothy Leary y su trip de la muerte

Durante 2015 se publicaron mensualmente, en la revista Cannabis Magazine, las reseñas de buena parte del fondo editorial publicado por La Liebre de Marzo. En 2016 vamos a ir visitando la biblioteca Ulises con sus novedades, libros curiosos, rarezas… La siguiente reseña ha sido publicada en el mes de julio:

«La señorita Cáncer vino a instalarse y a compartir mi cuerpo»

Cuando Timothy Leary supo que iba a morir, optó por festejarlo por todo lo alto, así, con toda la energía, como siempre había vivido, a tope, sin excusas, sin abatimiento. En la introducción de su libro El trip de la muerte, Leary reflexiona: «La mayoría de humanos no quieren pensar en la muerte, ni hablar de ella. Es un tabú comprensible. Ni uno solo de estos primates primitivos que somos sabe porqué estamos aquí, ni adónde vamos. Tales temas asustan. Cada uno de los humanos llega equipado con ciento veinte mil millones de células cerebrales, pero todavía no hemos aprendido a usarlas. Entre nosotros, hay pocos que sean conscientes de nuestra ignorancia en este terreno. Las religiones organizadas nos han tranquilizado ofreciéndonos cuentos de hadas para niños que hablan de Dios y nos prometen una inmortalidad desencarnada. Reza y obedece, cruza las piernas, no tengas orgasmos y conseguirás el billete de ida al cielo.»

trip mort

Leary murió en Los Ángeles en 1996 y este libro se publicó en estados Unidos en 1997 y en España en 1998 (Editorial Kairós). El libro contiene, además de Agradecimientos, la introducción del propio Leary y la de R. U. Sirius y se organiza en tres partes y un addendum. La Primera (Vivir) se inicia con una pregunta de toda la vida ¿Cuál es el sentido de la vida? Y le siguen reflexiones sobre La cibernaútica: La alquimia moderna. El Lenguaje, las Drogas, la Psicología y la Mutación. En la Segunda parte (Morir) lanza otra pregunta e ideas diversas… ¿Te estás muriendo? ¡Organiza una fiesta!, Un último tabú para el camino, Diseño de una muerte inminente, La muerte es el viaje (Trip) definitivo… Y en la Tercera parte (Una muerte de diseño) habla sobre la Elección de una técnica alternativa del Menú Evolutivo, de La opción cryónica, de Nanotecnología, de Cyborguización y alternativas post-biológicas de inmortalidad, de La última escapada de Timothy Leary, él mismo… Y se cierra el libro con La representación de la muerte de Leary, tal como sus amigos la recuerdan.

Como las cuestiones técnicas presentadas por Leary se me hacen de difícil asimilación, me centro en el aspecto que más me ha llamado la atención siempre de él. Sin comulgar ni compartir muchas de las ideas que planteó a lo largo de su ruidosa y colorida vida, me fascina la actitud vital del señor Leary. Así que paso a transcribir algunos comentarios de quienes le conocieron y recuerdan, citados en el Addendum:

«Era una persona extraordinariamente generosa, alguien que cambiaba sus planes para hacer que la gente se sintiera feliz, viva e interesada… casi siempre. Pero había otro Leary, que afloraba de vez en cuando, impaciente y mordaz. Sonreía forzadamente, en realidad lo que quería era irse derecho al bar con la chica más guapa de la audiencia…» R.U. Sirius

«Murió sin vergüenza y, como siempre, pasándoselo pipa…» J. P. Barlow, letrista de los Grateful Dead

«Toda la vida adulta de Tim pareció una especie de representación, tanto en el sentido occidental de representación teatral, como en el sentido Zen de ver la propia vida como una especie de representación…» David Byrne, músico

«Todo el mundo pensaba que Tim había dicho sus últimas palabras y faltaban unos pocos instantes para su desaparición completa. Pero, para sorpresa de todos, abrió sus ojos y miró a todos los que estaban mirándole. Se las compuso para batir las palmas débilmente, al tiempo que sus ojos entraban en contacto con los de la otra persona. ¡Nos estaba aplaudiendo! No hay que revolcarse en el propio dolor por Tim, chicos…» Dean Chamberlain, fotógrafo

«No es preciso morir en un hospital, rodeados de médicos que gastan miles de dólares para aguantarte vivo; tenemos que abandonarnos a la aventura y sacarle partido. Tim tuvo el detalle de compartir esto con nosotros. Quería que entendiéramos que estaba bien que nos dejara…» Zach Leary, hijo adoptivo de Leary

 Xavier Vidal

Anuncios

Acerca de Revista Ulises

Revista de viajes interores. Aproximaciones a la expansión de la conciencia.
Esta entrada fue publicada en libros, psiquedelia, ulisiadas, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s