Biblioteca Ulises en Cannabis Magazine

Durante 2015 se publicaron mensualmente, en la revista Cannabis Magazine, las reseñas de buena parte del fondo editorial publicado por La Liebre de Marzo. En 2016 vamos a ir visitando la biblioteca Ulises con sus novedades, libros curiosos, rarezas…

Empezamos en enero presentando una edición revisada y renovada del libro de JM Fericgla, Los jíbaros, cazadores de sueños (La Liebre de marzo) y la revista Claves de razón práctica, número 239. En febrero hemos presentado PiHKAL y TiHKAL y ¿Nos matan con heroína? de JC Usó (Libros Crudos).

Mensualmente vamos a ir reproduciendo, aquí en el blog, las reseñas de esta biblioulises que se vayan publicando en Cannabis Magazine, a quienes agradecemos el permiso para su publicación.

La biblioteca de Ulises

Un antropólogo entre jíbaros, ayahuasca y chamanes

Tras haber repasado la mayoría de libros publicados por La Liebre de Marzo en esta sección de libros, voy a ir entrando en la biblioteca que desde 1997 va construyendo la tripulación de Ulises. Iremos viendo libros y todo tipo de publicaciones aunque no estén disponibles ya en el mercadeo editorial. Libros formales, ediciones extintas, raritas, revistas, fanzines…

Y el primer libro que encuentro es el más reciente que ha llegado a la biblioulises, justamente lo último editado en La Liebre. Se trata de una edición actualizada y ampliada de Los jíbaros, cazadores de sueños (Diario de un antropólogo entre los shuar, experimentos con la ayahuasca e iniciación chamánica). Parte del diario de campo del antropólogo Josep Mª Fericgla, fechado en 1993, y que fue editado en catalán en 1994 y posteriormente en castellano y otras lenguas. Esta nueva edición tiene el aliciente de contener nuevas reflexiones y observaciones del autor, que ofrece una mirada que va desde 22 años atrás hasta nuestros días.

pot-jibaros-2

Los años noventa que cerraron el siglo xx han sido considerados como una época en que la cultura psiquedélica se expandió con diversas expresiones y prácticas. La toma de determinadas sustancias en raves, free parties, clubs, veladas chamánicas… se vieron acompañadas por congresos, libros, conferencias… que ofrecieron información científica, sociológica, antropológica… propiciando que jóvenes y adultos psiconautas dispusieran de unas bases culturales que nunca antes habían conocido. Y Fericgla jugó un papel destacado al organizar, durante varios años, unos congresos sobre estados modificados de consciencia en Lleida y Barcelona: allí pudimos conocer de primera mano desde las últimas investigaciones químicas a estudios sobre el consumo de ayahuasca o ibogaína. Hubo más encuentros psiconaúticos como los organizados por Sánchez Dragó y Antonio Escohotado en El Escorial, Denia y Ávila o los más underground como fueron los Encuentros Psiquedélicos de Barcelona en 1997.

Me han parecido una muy buena aportación a la presente edición los comentarios acerca de las diferencias de todo tipo entre aquellos indígenas, sus vidas, costumbres, territorios… de 1993 y las cosas como son actualmente en 2015. Leo en la contraportada «Pocas veces se da la oportunidad de que un mismo autor revise su diario dos décadas después y, manteniendo el original a la vista, explique cómo ha cambiado el mundo desde entonces».

Al inicio de la primera parte, «Llegada y vida cotidiana con los shuar», hay una cita de Carlos Picham, sin duda, el protagonista de este diario: «… Antes los shuar eran como los pájaros de la selva, vivían picando, libres. Ahora se han metido en una jaula hecha por misioneros y la jaula se está rompiendo, y los shuar no sabemos que hacer. Ni sabemos como salir —nos gusta demasiado tener la comidita en el comedero sin luchar como antes— ni sabemos como quedarnos dentro. Antes los abuelos vivían tranquilos. No habían síndicos, ni presidente, ni federación, ni animales que cuidar. Solo hacía falta comer, divertirse, ser valiente y luchar. Y eso era todo. Vivian tranquilos antes…»

Pues vivamos tranquilos ahora también, aquí. Comamos, divirtámonos, seamos valientes… Un buen cierre para esta breve y primeriza mirada entre las estanterías de la biblioulises.

Xavier Vidal

La cruzada imposible. Tráfico de drogas y atasco del sentido común

La revista Claves de razón práctica, dirigida por el filósofo Fernando Savater viene editándose, creo, desde 1990 y la publica el Grupo Prisa. En su número 239 de marzo-abril de 2015 se publicó el dossier que da título a este escrito con textos de Antonio Escohotado, Javier Martín Nieto, Juan Carlos Usó y Jesús Ferrero. En la editorial de Savater se introduce la mirada con que se repasará esta cruzada imposible:

«La conciencia se hace humana cuando busca alterarse artificialmente. La no conformidad con lo que espontáneamente sentimos o padecemos, el deseo de controlar o al menos experimentar con lo dado en nuestro mundo interior –sea para variarlo, acentuarlo o apaciguarlo– ha sido constante en todas las épocas y latitudes. Lo que llamamos genéricamente “drogas” es una de las herramientas de esa ingeniería anímica y no hay cultura que las desconozca. Lo característico al respecto de nuestro momento histórico son al menos tres factores: primero, que los avances de la química han multiplicado el número de sustancias psicotrópicas y han facilitado su difusión; segundo, que salvo unas cuantas (derivadas del alcohol, la cafeína, etc.), el resto ya no se encuadra en ningún ritual social religioso o profano aceptado sino en la ilegalidad penalizada, y, tercero, que esta prohibición y persecución policial las ha convertido en un negocio fabuloso, cuyos beneficios aumentan en proporción directa al ahínco que las prohíbe.»

IMG_5200

Siguen los textos de cada autor mencionado. Escohotado titula su participación «De la guerra al armisticio. La cruzada farmacológica es un experimento eugenésico análogo en forma y contenido a la depuración ideológica, social y racial». Escohotado nos dice que «la era de diseño-sucedáneo trae una normalización y estandarización en lo prohibido, que insensiblemente va incorporándose a ritos juveniles de pasaje y alimenta el cada vez más democrático fin de semana. Inconcebible una generación antes, la costumbre de festejar a fondo todos los viernes y sábados sería el colmo de la frivolidad si no hubiese llegado a ser también un foco destacado de actividad económica, y la avenida de socialización abierta por el desahogo», y sigue describiendo características de diversas sustancias como el alcohol, la cocaína, la ketamina…

Javier Martín arranca con el titular «América Latina a la vanguardia del cambio. Iberoamérica, con matices según cada país, está liderando el cambio en las políticas sobre drogas. Este texto es una reflexión sobre las causas y los principales hitos de este proceso». Y sigue escribiendo sobre la guerra en la que todo el mundo pierde. Y sobre por qué América Latina dijo basta y qué futuro posible intuye.

Juan Carlos Usó, el historiador favorito de la revista Ulises, titula su exposición «Neutralidad, nobles toxicómanos y presión mediática. El concurso favorable de los medios de comunicación es imprescindible para lograr una política sobre drogas justa y eficaz». Usó recuerda que «el prohibicionismo en España no fue una excepción, y participó de las causas genéricas ya apuntadas, pero presentó sus propias causas específicas: un espectacular fenómeno de crecimiento urbanístico, la confesionalidad Católica-Apostólica-Romana del Estado, facilitadora de la presión de determinados sectores prohibicionistas, y los efectos colaterales de la política de neutralidad observada durante la Primera Guerra Mundial, que influyeron decisivamente en los hábitos farmacológicos de muchos españoles y españolas».

Cierra el dossier el texto del escritor Jesús Ferrero «La escritura y las drogas. ¿Utilizaban los griegos las drogas para escribir? ¿Los vapores etílicos del vino empañaron las obras de Lope y Calderón? ¿Hegel fumaba cáñamo?». Preguntas para las que lanza posibles explicaciones: «Como razonaba Platón, la escritura es en sí misma una droga que puede provocar ebriedad. Hay escritores que necesitan potenciar más esa ebriedad, y otros no. Obviamente, el uso de algunos narcóticos alivia la ansiedad y puede ayudar a crear una zona de silencio y concentración más o menos propicia para la escritura, pero el resultado va a depender siempre del talento del escritor, por eso a mí me da igual lo que beban, inhalen o se inyecten los autores que admiro y que leo. Uno solo les pide buena literatura, el resto es cosa de ellos».

Claves, otra publicación más denunciando y reflexionando sobre la guerra contra las drogas. Otra revista que pasó a engrosar la biblioulises.

Xavier Vidal

¿Les mataron con heroína? Yonkis, rebeldes y muertos a discreción

Alguien tenía que decirlo. No existió un plan para aniquilar o cuanto menos neutralizar con heroína a la juventud rebelde de aquellos últimos años del generalísimo Franco y la transición política que le siguió. Y quién mejor para explicarlo que JC Usó, historiador, autor de libros como Drogas y cultura de masas en España, Spanish Trip, Píldoras de realidad… Colaborador y miembro del equipo base de la revista Ulises.

IMG_5201

Usó lo expone en sus «Palabras preliminares»: «Quizá no sea muy inteligente ponerse a agitar un avispero de autoengaño como éste. Pero como historiador y como miembro de aquella generación tan castigada por el caballo me siento obligado, no tanto a abordar una deconstrucción crítica de la hipótesis conspirativa de la heroína, como a intentar despejar unos cuantos mitos y prejuicios al respecto, y a ofrecer una visión de conjunto lo suficientemente amplia y detallada que permita al lector contrastar de forma ordenada la mayor información posible, con el fin de que llegue a establecer sus propias conclusiones».

El libro comienza «Despejando mitos y prejuicios», muestra los «Antecedentes conspiranoicos en los orígenes de la prohibición de drogas en España» y explica el «Origen y desarrollo de la teoría conspirativa en torno a la heroína». Usó nos habla de «El caso de los Panteras Negras» y sitúa a «La CIA en el ojo del huracán». Para, luego, pasar al tema: «Introducción de la heroína en España (Periodo inicial 1971-1977)», farmacias, contracultura y la jeringuilla como fetiche… También nos muestra «La decisiva intervención de Eduardo Haro Ibars», «La teoría del complot como alternativa a la teoría de la escalada», «El caso de los Autónomos italianos y de los independentistas irlandeses», «El caso del Movimiento Libertario y de los Grupos Autónomos en Cataluña»…

Sigo repasando el índice… «Un aspecto crucial del problema: La corrupción entre los agentes del orden», «Algunos casos especialmente escandalosos. Pagos a confidentes en especies psicoactivas», «La magnitud del desastre en cifras»… y sigue. Basta esto para garantizar que la lectura del nuevo libro de Usó cierra una etapa de mitos y leyendas en torno a la heroína en España, aunque siempre habrá quien prefiera un bello mito: el Estado contra los jóvenes rebeldes.

«El mito tiene una fuerza lírica y una belleza estética de la que la historia carece. El mito rectifica la historia, es como si dijera: puede que las cosas no sucedieran de este modo, pero así es como debieran haber sido, como queremos recordarlas, y una derrota heroica es más digna de memoria que una victoria dudosa». Clara Usón, página 190. Y otra cita, página 77, ésta de Jean Paul Sartre: «Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad». Y efectivamente, este libro viene a romper los sueños bienintencionados de aquellos que han seguido su vida con la tranquilidad de que poco pudieron hacer frente al diabólico Estado y sus verdugos despiadados que les obligaron a chutarse una vez y otra y tal vez arruinar así sus vidas…

No es para bromear, o sí, lo cierto es que hubo unos años en estas tierras nuestras en que el lamento se instauró entre la ciudadanía. Y visto ahora en la distancia parece evidente que, como muestra Usó en este libro, probablemente todo este asunto fue mucho más mediático que real-real. Y tal vez toque hablar también de que ese gran estrago que supuso el consumo de heroína en el periodo que nos afecta, no hubiese supuesto lo que fue si el Estado, tan atento en otras cosas, no hubiese vetado la venta y distribución fácil de jeringuillas, principal causa de las desgraciadas experiencias de muchos heroinómanos y aficionados al caballo.

Acabo felicitando a la editorial Libros Crudos por acercar a los posibles lectores este libro, por haberlo diseñado con tan buena ilustración de Miguel Brieva y por haber contribuido al resultado final de todo el texto. La vida es cruda a veces, pero se hace más entendedora con libros crudos como este.

Xavier Vidal

El largo y extraño viaje de una edición… Pihkal y Tihkal en español

Recuerdo el encuentro que mantuve con los Shulgin en Barcelona a finales de los años 90. Imborrable. Pero la razón por la que me viene a la memoria es que en ese encuentro tratamos por primera vez de la posible edición en español (dentro de la entonces novísima Colección Cogniciones) de los dos grandes libros de esa pareja a la que tanto amamos, tal vez por el amor a borbotones que nos han facilitado a millones de ciudadanos en este mundo redondo. Y si no estoy equivocado, posteriormente se plantearon editarlos también en la asociación ALA de Barcelona, en la revista Cáñamo, en la editorial Amargord… Nadie lo hicimos. Unos costes de producción notables nos echaron a todos para atrás, pena penita pena.

tihkal

Hasta que Juan Carlos Ruiz Franco, desde estas mismas páginas de Cannabis Magazine, empezó a publicar partes de los libros. Esos serían los primeros pasos en firme para la edición española de la llamada «Biblia psiconaútica», término que detesto porque se me indigestan las biblias, un asunto personal. He ahí el largo y extraño viaje, pero también tremendo trabajo de Ruiz Franco y de todo el equipo que fue creando para tan ardua labor. Traductores especializados en cada tema, consultores… Jonathan Ott escribiendo un proemio para cada uno de los dos libros, JC Bouso prologándolos y masters del tema (Escohotado, Caudevilla, Aguirre, Alaska…) aportando su visión.

Pero bueno, ¿qué hace de estos dos libros algo grande? Puede que la combinación literaria, una bella historia de amor y una historia química, con sus apéndices. Pihkal se publicó por primera vez en 1991: aúna el relato biográfico y la descripción de drogas feniletilamínicas como la MDMA, 2-CB, 2-CI, 2-CE… hasta 179 sustancias descritas y explicadas. En 1997, después de haber sido multados y registrada su casa por la DEA, los Shulgin publicaron Tihkal, dedicado a las triptaminas y con una remarcable posición política crítica con respecto al stablishment.

pihkal

Pihkal está organizado básicamente en dos espacios, Libro I y Libro II. El Libro I contiene tres partes y el Libro II contiene «La historia química». Tihkal por su parte está organizado también en Libro I (cinco partes más epílogo) y Libro II («La química continua», con ocho apéndices). Entre los dos volúmenes suman cerca de 2.000 páginas. Aunque no hablamos de unas novelas para leer cuanto antes, lo cierto es que hay tantas referencias de consulta, tantos matices, tanto detalle… que todo ello hace que estemos hablando de dos libros básicos, de largo recorrido, en una biblioteca psiconaútica, o química, o… Cierto que hablamos de libros que la DEA solía encontrar en los laboratorios que asaltaba, clausuraba y/o destruía, pero eso ya es consecuencia de la tajante prohibición.

«¿Por qué en los últimos veinticinco años no he dejado de investigar el desarrollo, la preparación y la evaluación de nuevas y diferentes drogas psicotrópicas, algunas de ellas alucinógenas, otras psiquedélicas, otras disociativas, y otras simplemente embriagantes?… Siempre que me hacen esta pregunta durante un seminario o presentación académica, me gusta mencionar el término “psicotomiméticos”, una palabra que utiliza la comunidad científica para referirse a las drogas psiquedélicas. En su origen, es una mezcla del prefijo “psicoto”, relacionada con “psicosis”, y de “mímesis”, que significa “imitar”. Así, el término describe una de las primeras propiedades asignadas a este tipo de sustancias: pueden, en cierta medida, imitar los síntomas de la enfermedad mental y, por ello, servir como herramienta de exploración en el estudio de algunas formas de psicosis y trastornos sensoriales.

»Para justificar por qué hago lo que hago, esta explicación es sistemática y segura. Es sistemática porque casi todas las drogas psiquedélicas conocidas (actualmente cerca de doscientas) se pueden clasificar, según su estructura, en dos grupos: el de las fenetilaminas y el de las triptaminas. Los dos principales neurotransmisores del cerebro son precisamente una fenitilamina (la dopamina) y una triptamina (la serotonina)…».

Aquí lo dejo, la biblioulises tendrá que dejar un buen espacio para estas dos monumentales obras tan recomendables. Buenas lecturas, buenas sonrisas.

Xavier Vidal

 

Anuncios

Acerca de Revista Ulises

Revista de viajes interores. Aproximaciones a la expansión de la conciencia.
Esta entrada fue publicada en libros, psiquedelia, ulisiadas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s