Reseñas desde la madriguera… Mensajes del agua

Reseña publicada en Cannabis Magazine, número 129. Febrero 2015

TÍTULO: Mensajes del agua
AUTOR: Masaru Emoto

emoto

TRADUCCIÓN: Miren Gazaui
PRECIO: 25,00 euros
PÁGINAS: 143
COLECCIÓN: Libros singulares
TAMAÑO: 22 x 22 cm
PRIMERA EDICIÓN: 2003
ISBN: 978-84-87403-68-2

Masaru Emoto falleció hace pocos meses pero ya siempre será recordado por sus investigaciones acerca del agua, sí, del agua. Este libro suyo está traducido a un montón de idiomas y ha inspirado no pocas mentes sobre la interrelación de todas las cosas vivas. Mensajes del agua recoge un amplio número de fotografías que captan lo que Masaru llamó HADA (energías sutiles relacionadas con la consciencia). En síntesis, lo que Emoto nos muestra en este libro son imágenes de aguas cristalizadas y cuyas imágenes resultantes expresan desde belleza extrema a oscuridades inquietantes.

El Dr. Emoto buscaba visualizar el poder sanador de los preparados homeopáticos que él utilizaba médicamente y cuyos contenidos eran básicamente agua. Lo consiguió mediante los cristales de hielo del agua. Visualizando esos cristales concluyó que el agua tiene memoria. Penetró en el misterio que envuelve cómo es posible que de algún modo quede registrado en un cristal de hielo de agua información externa. En una entrevista publicada en el diario La Vanguardia, Emoto evoca como disolvió una gota de aceite esencial de flor de cerezo en agua destilada, la congeló y luego la descongeló lentamente: fueron formándose cristales solo visibles a través del microscopio, y lo fotografió y filmó. Las formas que adoptaron esos cristales fueron ¡la de la flor del cerezo!

Los experimentos de Emoto le llevaron a probar y probar, a desarrollar nuevos instrumentos para fotografiar microscópicamente los cristales de hielo que tanto le entusiasmaban. Tras un experimento con un monje zen meditando y proyectándose sobre un frasco que contenía agua contaminada, Emoto flipó, la imagen de los cristales pasaron de ser manchas informes a ser sofisticadas geometrías. Posteriormente Masaru siguió fotografiando cristales después de leer poemas, hacer sonar música clásica o heavy metal, decir palabras malsonantes, violentas o, por el contrario, exponer el agua a palabras amorosas, de gratitud… Los resultados visuales eran extremados: en unos casos la cristalización ofrecía aberraciones netamente feas y en otros casos resultaban despampanantes despliegues fractales.

Según Emoto las palabras preferidas del agua son gracias y amor. Puede sonar hasta cursi pero las imágenes fotográficas están ahí. Puede que la buena labor de este japonés enamorado del agua fuese difundir, como otros hicieron ya, la potencia vibracional de, digamos, las intenciones. La actitud e intención, o la ausencia de ésta, dejan una clara huella en el entorno, sea una gota de agua, una persona o un animal silvestre. Masaru llega incluso a establecer la canción preferida del agua, que según él se trata del Ave Maria… Por todo esto el Dr. Emoto invitaba a hablar o escribir notas de buen rollito al agua mientras nos duchamos o a esa agua mortecina que suele salir de los grifos… Llegados a este punto puede que sonriamos burlonamente pero agua lleva el rio si suena, o algo así.

En definitiva, este Mensajes del agua es un resumen visual de experimentos con agua de todo el mundo y los efectos sobre sus moléculas de las ideas, palabras, músicas…

Autor controvertido, pseudocientífico para muchos. Emoto no convenció a la academia pero muchas personas creen haber visto confirmadas sus intuiciones, el poder de las vibraciones, así, sin definición ni formulación. Masaru falleció en octubre de 2014; se fue dejando dudas para muchos y entusiasmo místico para otros tantos también. La Wikipedia centra el punto esencial de las teorías de Emoto en que «El pensamiento humano, las palabras, la música, las etiquetas en los envases, influyen sobre el agua y ésta cambia a mejor absolutamente. Si el agua lo hace, nosotros que somos 70-80% agua deberíamos comportarnos igual». La prueba que aporta Emoto para convencer a las personas es la belleza superior de los cristales de hielo extraídos de agua «no tratada» frente a la baja belleza de los de agua «tratada» en sus experimentos. Los que creen en Emoto, por tanto, aceptan que mentalmente o por la palabra se puede influir en la estructura o propiedades de una sustancia química como el agua. Y que dicha influencia (extraordinariamente positiva) pasaría del agua al cuerpo humano posteriormente al ingerirla.

Desde la madriguerade la liebre, Xavier Vidal

Anuncios

Acerca de Revista Ulises

Revista de viajes interores. Aproximaciones a la expansión de la conciencia.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s