MDMA o el éxtasis químico

Reseña publicada en Cannabis Magazine, número 123. agosto 2014

TÍTULO: MDMA o el éxtasis químico

mdma

AUTOR: Marc Capdevila

PRÓLOGO: Antonio Escohotado

TRADUCCIÓN DEL APÉNDICE: Fernando Pardo

PRECIO: agotado

PÁGINAS: 163

COLECCIÓN: Cogniciones

TAMAÑO: 17 x 24 cm

AÑO EDICIÓN: 1995

ISBN: 978-84-87403-20-0

Vaya esta reseña como un homenaje más a Alexander Shulgin, fallecido en junio. A estas alturas me pregunto en qué medida habrá contribuido Shulgin y su hallazgo químico en nuestras vidas. Digo nuestras porque millones de personas, ciudadanos de todo el planeta, sin importar edad, creencias ni sexo hemos sido agraciados con los efectos de la MDMA. Diversión, empatía, gozo… en medio de una rave, paseando por el campo o la ciudad, en sesiones terapéuticas…

Cuando veinte años atrás pensamos en publicar sobre el éxtasis, había ya un par de libros editados en español que eran traducciones del inglés. En Inglaterra y Estados Unidos el fenómeno, digámoslo así, ya era objeto de estudio. Aquí, quizás con lo que todavía más se asociaba, mediáticamente, era con la llamada ruta del bakalao levantina. Decidimos encargar el texto original a Marc Capdevila, por aquel entonces un joven estudiante de periodismo, creo recordar. Lo conocimos porque Marc colaboraba con Fericgla y sentía tanta curiosidad sobre esa sustancia como algunos de nosotros en la editorial.

Buscamos una aproximación al asunto desde la perspectiva ibérica, digamos. Que no fuese demasiado técnica y que la relacionase con nuestra realidad. Capdevila realizó un estupendo trabajo de investigación que, una vez convertido en libro, fue prologado por Antonio Escohotado. Marc organizó los contenidos empezando por establecer un criterio sobre lo que son las drogas de diseño, como las empezó a denominar los medios y el argot popular. Siete partes en total. En la primera, «Su historia hasta hoy», habla de la expansión del éxtasis, su salida a la luz pública, la criminalización en los Estados Unidos, la ilegalización mundial, la escena rave, el éxtasis en España, etc. En la segunda parte, «Sus efectos físicos», escribe sobre efectos neuroquímicos, neurotoxicidad, propiedades estimulantes, metabolismo, tolerancia, casos mortales, nivel de sobredosis, casos de intoxicación aguda en España, etc.

La tercera parte, «Sus efectos psíquicos», trata sobre lo que en aquel momento era una nueva clase de drogas. Las relaciones interpersonales, el mundo interior, las puertas del corazón. Los potenciales terapéuticos en casos de trastornos mentales, como analgésico. Y también un acercamiento a lo que Capdevila llamaba el lado oscuro y la adicción psíquica. En la cuarta parte, «Su familia química», repasa los antepasados botánicos, su árbol químico: los alcaloides, la mescalina y las fenetilaminas, la TMA y las anfetaminas alucinógenas, la metanfetamina… Adán y Eva, la MBDB o el empatógeno puro, el éxtasis en la calle, la distribución… En la quinta parte, «La experiencia», relata los determinantes en una sesión de MDMA, la preparación de la sesión, la ingestión, las etapas de la experiencia, la sinergia con otras drogas, etc.

Marc dedicó la sexta parte, «Su arte», a dos ámbitos: Las alfombras voladoras y la música de las esferas. Ya en la séptima parte, «Sus consecuencias sociales», repasa la movida acid house, nuestra ruta del bakalao, los por aquel entonces polémicos afterhours, la MDMA y el comportamiento social, el movimiento techno y el consumo ritual. Y al final, una bibliografía, un apéndice y una bibliografía de éste.

Bastante ha llovido desde 1995. Actualmente se investiga todavía sobre nuevas posibilidades terapéuticas y continúa siendo una de las sustancias más consumidas y queridas en entornos festivos de todo el planeta.

Escohotado comenzaba así su prólogo: «La MDMA, objeto de este libro, es una substancia interesante por dos razones ante todo. En primer término, pertenece a un tipo inédito de drogas hasta hace apenas dos décadas, fármacos que derriban las habituales barreras a la relación personal, produciendo una euforia cálida pero no analgésica. En segundo término, la MDMA es como el buque insignia para no pocos jóvenes europeos y norteamericanos, que de alguna manera retornan con su ayuda a las fiestas paganas de los años sesenta y setenta.»

De nuevo, gratitud, Sr. Shulgin.

Desde la madriguera, Xavier Vidal

Anuncios

Acerca de Revista Ulises

Revista de viajes interores. Aproximaciones a la expansión de la conciencia.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s